Espacio Metatrón
Arquitectura y el Ser
Integracion de las VirtudesLa Armonía de la Arquitectura y el Ser Interno

Con objeto de incluir las opiniones más dispares de destacados colegas mexicanos en cuanto al futuro que les depara a los jóvenes arquitectos; invité a participar a Leonel Lechuga, para que opinara desde una perspectiva poco conocida pero muy interesante, en la que se aproxima a la Arquitectura a través del estudio del Ser y su relación con el medio que lo rodea . Lechuga hizo sus estudios en la UNAM y tiene un Doctorado de la Universidad de Edimburgo; aunque en un momento de su vida se intereso por investigar otra manera de acercarse a la enseñanza y la Arquitectura.

El doctor Lechuga parte de señalar que la creación del espacio y de su entorno es la esencia de la Arquitectura, aunque él concibe este proceso con un punto de vista más amplio, relacionando lo concreto con lo espiritual. Con estos antecedentes, considera que para poder visualizar el futuro, es necesario entender la evolución que se tenga entre el proceso creativo y su conexión intima con el Ser ; entendiéndose desde el punto de vista de la magia de la creación y de ese mago creador de formas y espacios que es el arquitecto. Para alcanzar ese grado mayor de mago-arquitecto, se requiere pasar por un proceso de purificación para ser un gran receptor y creador. Esta purificación tiene implicaciones bioenergéticas, karmáticas, de liberar el inconsciente y subconsciente, de evolución-conexión con los cuerpos superiores, etcétera.

Señala Lechuga que las funciones de la Arquitectura son las que determinan, y ellas van cambiando de sobrepeso y prioridad según las circunstancias, algunas veces dominando la función económica, otras la estética, o en algunos casos la simbólica o política; olvidando generalmente el importante valor de la función que parte del estudio centrado en el Ser. Esta última función está dedicada a “procurar alcanzar a través del diseño de los espacios habitables, el equilibrio y el balance para llegar a la armonía con el Ser interno”.

La función de la Arquitectura es la de llevarnos a ese estado de centralización de conexión con el Ser íntimo, en una relación en la que el mandala es bidimensional y la Arquitectura es tridimensional; aunque si se logran integrar mayor número de funciones, la Arquitectura puede llegar a ser multidimensional y al llegar a ese punto , se logra alcanzar esa correspondencia de dar una función en el espacio al hombre multidimensional.
Sin embargo, para que la Arquitectura y el espacio diseñado induzcan a la multidimensionalidad del hombre, los espacios deben de ser sanos, sin interferencias electromagnéticas, sin geopatias, ni ningún otro tipo de frecuencias negativas; para lo cual se debe diseñar el espacio, tomando en cuenta la tecnología relacionada con la vibración de los materiales, la estructura y su frecuencia ; abarcando no solamente el espacio interior, sino también el urbano y el regional, con lo que se intenta volver integrarnos a la Madre Tierra y al Cosmos.

Desde esta perspectiva, el proyecto arquitectónico no debe de limitarse solamente a los espacios internos, sino también al diseño del paisaje y al entorno urbano y los espacios abiertos; apoyándose en la aplicación en el diseño de las ciencias alternas, que nos proporcionen energía independiente , además de los beneficios que nos provee al tecnología de punta y la de punto cero. Se trata de considerar conjuntamente lo visible y lo finito junto con lo invisible y lo concreto , explorando otras dimensiones superiores , que por lo general son olvidadas por los diseñadotes.

Para entender este enfoque, es necesario aceptar la conexión existente entre el cosmos y la Tierra, que se manifiesta en la creación del espacio y en la configuración arquitectónica. Así se llega al concepto de una arquitectura fundamentada en la geometría sagrada, que nos lleva a una arquitectura sagrada, entendiendo lo sagrado con base en sus proporciones y geometrías básicas . Seria necesario encontrar el equilibrio en las funciones de la Arquitectura , así como el balance y la armonía entre las formas curvas, rectas y geométricas , con lo que la Arquitectura se convertiría en un emisor y receptor de altas frecuencias.

Con esta propuesta, el doctor Lechuga considera que si los Arquitectos de las próximas décadas resuelven el espacio diseñado , considerando todo el conocimiento que lleva al Ser, a un estado de estabilidad y paz; seguramente influirán en el bienestar de la sociedad en su conjunto y debido a eso mismo, podrán contar con un amplísimo mercado de trabajo.

Este artículo fue publicado en el libro de Eduardo Langagne Prof. Investigador UAM Azcapotzalco "Los Diversos Caminos de los Arquitectos Tomo VII" (2004) Ed. Langagne.


Suscríbete al Boletin del Espacio Metatrón

Seleccionamos para ti mensajes canalizados, meditaciones, cursos, talleres, medicina alternativa, eventos, terapias, productos naturistas, y mucho más.

Fortificado con mx.groups.yahoo.com Yahoo! Grupos